miércoles, 16 de marzo de 2011


Se despertó llorando,
 se desilusionó.
Buscando los motivos
de su desolación.
La consecuencia grave,
 la desesperación.
Y el enfermizo juego de la 
 t r a n s f o r m a c i ó n.



2 comentarios:

Gabo dijo...

Tu blog esta genial, le pasa el trapo al mio, me tenes que dar un par de consejos. Un abrazo!

[ M e l i i ] dijo...

Jaja muchas gracias :)